domingo, 3 de agosto de 2014

Hermanas de sangre

   

Cristina Fernández Cubas 
Hermanas de sangre 
Tusquets Editores - Madrid 1998      
               
 Durante el verano de 1981, y siempre dentro de las obligadas lecturas que me marcaba en las vacaciones, tuve la agradable fortuna de descubrir a una desconocida autora de relatos que, lejos de venir avalada por premio alguno, había sido capaz de crear un universo rico en vicisitudes y desconciertos, mas cercano si cabe, a los autores de literatura fantástica del XIX, o principios de los años veinte.

Eran relatos deslumbrantes, de desasosiegos y penumbras, en donde lo onírico, lo mágico, y lo conceptual nos recordaban al mejor Allan Poe posible, nos remontaban a Chesterton, o nos imbuían de toda una pléyade de ímcubos y demiurgos cercanos a nuestras propias fantasías. Aquel libro de relatos, que aún conservo con cariño habría de marcar a mi juicio un antes y un después dentro de la literatura fantástica española, porque si bien estábamos ante una autora ya no tan joven, (por aquel entonces contaba con treinta y cinco años), no cabía ninguna duda de que sus referentes mas cercanos no podían ser otros que los que ella misma había sido capaz de aglutinar en su memoria.
A aquel primer libro de relatos, titulado "Mi hermana Elba", le siguió posteriormente "Los altillos de Brumal", que leí con la avidez de la curiosidad, sensación que paulatinamente fue dejando paso a la admiración. Pero lamentablemente, no era Cubas una autora que se prodigara en exceso, y sus libros aparecían con cuentagotas. Llegaron con el tiempo así "El año de Gracia", su primera obra larga de extensión, que no de contenido, "El ángulo del horror" y "Con Aghata en Estambul", dos nuevos volúmenes de relatos cortos, tan desbordantes de imaginación como sus predecesores, y "El columpio", a mi juicio, una de las mas fascinantes novelas cortas que halla podido dar la literatura española en los últimos veinte años, que no son pocas. Y nuevamente, el silencio.
Confieso por ello, que a la mitómana alegría de una próxima publicación, se le unió un cierto desconcierto al comprobar que ni se trataba de un libro de relatos, ni de una novela. Cristina Fernández Cubas había decidido adentrarse en los vericuetos terrenos del teatro, con todo lo que de dificultad trae consigo. Pues si bien, pudiera parecer un género aparentemente asequible, observación que pudiera extenderse a la poesía, se trata sin lugar a dudas de uno de los más complejos por cuanto el autor se vé en la obligación de dominar elementos ajenos a los habituales en la creación literaria, como el tiempo y el espacio en el que se desarrolla la acción.
Leí por tanto, "Hermanas de sangre", con el temor adolescente a recibir un desengaño, y entre bambalinas he de confesar que no sólo no me defraudó, sino que mi admiración por Cristina se vió un tanto acrecentada.
La historia, engancha desde el principio: Siete amigas, pertenecientes en su infancia mientras coincidieron en un Internado a un extraño club que respondía al sobrenombre de "Las tarántulas", reciben, cerca de los cuarenta años, en plena madurez profesional, y hasta sexual, algo que se encuentra implícito desde la primera escena, una curiosa citación para celebrar una comida de hermandad, durante el transcurso de la cual, visionaran una vieja película en la que unas niñas, ellas mismas con treinta y cuatro años menos, habrían de reescribir su futuro con sangre. Aparentemente, hasta ahí, todo transcurre con normalidad. Las cosas comienzan a torcerse, cuando a medida que transcurre la obra, afloran desde diferentes ángulos sus propios fantasmas, sus temores más recónditos, y ... un secreto, un trágico suceso que las había mantenido unidas inconscientemente durante toda su vida, hermanadas en la tragedia, y que como si de un fichero oculto de un disco duro, o de un virus informático se tratase, reaparece ahora con fuerza removiendo la memoria colectiva y las conciencias de sus poseedoras, y retrotrayéndolas a un tiempo y a un espacio en el que todo resultaba mucho mas sencillo, porque todo quedaba registrado en los viejos anuarios del Internado. "Aquel año no hubo boletín. Ni fotos. Ni resumen del Curso anterior" (Pag. 74). "...Borraron todo un año del calendario" (Pag 75). Lo que había comenzado como una reunión de viejas amigas, cada una con su singularidad ateniéndose a la posición social que ocupan en ese momento, se convierte lentamente en una reunión en la que afloran sus rencores, sus envidias y sus frustraciones, imprimiendo de tal forma un giro vertiginoso a una noche iniciada treinta y cuatro años atrás, y convirtiéndola en una catarsis colectiva de incierto final, configurando con todo ello una obra de teatro digna, que hubiera perdido mucho de su fuerza interior si se hubiera concebido como novela o como relato corto.
Cierto es que toda la obra narrativa de Cristina Fernández Cubas adolece de un esquema narrativo similar, con idéntico hilo conductor. Y no menos cierto resulta el que sea una autora de difícil encasillamiento, que nunca gustó de los laureles del triunfo escénico, si por tales laureles entendemos los diferentes premios que jalonan nuestra "piel de toro". Sin remontarse mucho mas atrás, la novela "El columpio" encerraba entre sus páginas un perturbador secreto tan bien guardado como bien desarrollado, y posiblemente hubiera sido llamada, si se lo hubiera propuesto, a mayores éxitos de los conseguidos. Y algo parecido ocurre con su "Hermanas de sangre", en donde el secreto se nos presenta con toda la verosimilitud propia de quien ha conseguido dominar como pocos los resortes de la literatura fantástica, esté esta escrita en forma de novela, relato corto, u obra de teatro. Pero lo más probable, es que tengamos que esperar a su bautismo escénico, si es que se produce algún día, para valorarla en toda su extensión.
 © Luis García 

domingo, 13 de julio de 2014

En busca de Klingsor, Antología de la Literatura fantástica y El libro de los 50 años de Forges



En busca de Klingsor, novela ganadora del Premio de Biblioteca Breve, toma como excusa uno de los sucesos más importantes y menos divulgados de nuestro siglo: El intento de acabar con la vida de Adolfo Hitler, y el posterior golpe de estado que se había planeado en el supuesto de que el atentado no resultase fallido. Y para ello, Volpi, que se sirve tanto de personajes de ficción como históricos, utiliza a su vez como contrapunto a lo que en principio parece una novela de espionaje, una acertada y documentada incursión en la historia del proyecto alemán de fabricación de la bomba atómica. Con una perspectiva histórica ciertamente encomiable, Volpi va tejiendo lentamente a través de sus 550 páginas toda una tela de araña que sólo nos puede llevar a una conclusión: no existe un Klingsor, nombre en clave tras el que se esconde supuestamente el verdadero cerebro alemán encargado del proyecto secreto, sino miles. Ya que da exactamente igual que Klingsor hable alemán o inglés, que este desarrollando el Proyecto Manhattan o el alemán. Ambos no son sino víctimas de sus propias contradicciones. Todo un acierto, el de Alfaguara, el de reeditar el que posiblemente haya sido uno de los mejores Biblioteca Breves de su nueva era. Y es que En busca de Klingsor es una novela que entretiene de principio a fin, sobretodo por lo atrayente de lo que en ella se nos narra. Una obra que en ningún momento nos deja indiferentes, ya que por encima de todo planea un trasfondo filosófico, la inevitable lucha del bien contra el mal, que lleva a cuestionarnos las implicaciones que la ciencia adopta para con nuestra propia vida. 


En el año 1940, Silvina Ocampo, Adolfo Bioy Casares y Jorge Luis Borges, entregaron a la imprenta uno de esos libros llamados a ser de “culto” los años venideros: "Antología de la Literatura fantástica". Editada por Edhasa, satisfacía una carencia que aún me atrevo a decir continúa hoy en día. La de la compilación de la tradición oral fantástica universal. En los años ochenta, Borges en colaboración con el editor italiano Franco Maria Ricci, prologaría y seleccionaría treinta volúmenes de literatura fantástica que se habrían de editar en castellano, francés, italiano y alemán en un mismo formato. Había nacido la mítica Biblioteca de Babel, y en ella tuvieron cabida otros tantos autores de la literatura fantástica universal. Muchos descubrimos por primera vez el verdadero valor de dicha literatura. Ahora, Atalanta, heredera de quien entonces editara dicha antológica colección, publica la "Antología Universal del Relato Fantástico". El editor, Jacobo Siruela, y en dicho volumen volvemos a encontrarnos a viejos conocidos: Edgard Allan Poe, Ambrose Bierce, Giovanni Papini, Saki, Lovecraft, Gustav Meyrink, el propio Borges, Julio Cortázar o, quien para mi gusto, pasa por ser la mejor escritora de literatura fantástica contemporánea española. Cristina Fernández Cubas. Y una vez más, no he podido evitar la tentación de recordar cuando me encontré con dicha literatura. Y es que, como dice en el prólogo, “la literatura fantástica es mucho mas que un mero género literario, debido a su vasto abanico de temas, complejidad narrativa y continuidad en el tiempo”.

¿Novela gráfica o cómic? Posiblemente si le preguntan por dicha dicotomía a un hombre como Forges, le contestaría con una de sus múltiples “viñetas”. Perfectamente con la de la portada de su recopilatorio El libro de los 50 años de Forges. Porque todas y cada una de sus tiras, de sus “bocadillos” y dibujos son una pequeña “novela” en si misma. Un homenaje a la España más profunda desde que Antonio Fraguas comenzara a mostrarse en sociedad en 1964. La España profunda, la del extraperlo, la de las carencias alimenticias y energéticas, la de los fusilamientos, la de las inauguraciones de pantanos, la de ese sol que nunca se ocultaba, la de las siete plagas, la masonería y el comunismo…. Nada pasa desapercibido en estos 50 años ante la aguda mirada de quien se siente privilegiado observador de la vida y la desdicha diaria de los españoles. Y quien se lo iba a decir. Ahora que tan en auge están las cuentas bancarias en Suiza, volvemos a recordar aquella colaboración musical que hiciera Luis Eduardo Aute, “Ay Suiza Patria Querida”, en un disco en el que colaborara en propio Forges. Todo un visionario

miércoles, 23 de enero de 2013

De la Guerra Civil a la Guerra Global

La batalla del Ebro. Sin lugar a dudas una de las más cruentas y definitorias de cuantas se libraron en la Guerra Civil española. La batalla del Ebro. Narrada, cantada, visionada en el cine y ahora parece que, ¿definitivamente? relatada por uno de los periodistas que más han hecho por esclarecer los fatídicos acontecimientos de la guerra. Sin vencedores ni vencidos, nos presenta Jorge María Reverte una obra monumental digna de los mayores y mejores historiadores, en donde no ha escatimado datos, mapas, juicios, carteles de los dos bandos, periódicos de momento, para contarnos la historia de cuatro meses de lucha, cuatro meses en la que muchos creyeron ver el infierno. Pero no, el infierno se lo encontrarían mas tarde en Stalingradro. El Ebro tan solo fue un aperitivo. ¿Cuántos hombres murieron en aquellas Tierras Altas Aragonesas?. Nunca se sabrá a ciencia cierta. Como tampoco los cadáveres que adornan las cunetas españolas. Pero si que se sabe hoy en día que tampoco La batalla del Ebro tuvo la trascendencia que se le ha querido otorgar, y que el carácter poético le ha dado posteriormente. “El Ebro teñido de rojo, ya es historia”. Para los dos bandos. Y ambos supieron sacarle partido cuarenta años después. No cabe duda, que de alguna forma el 11S supuso una especie de catarsis colectiva posteriormente refrendada con los “trenes del terror” de Atocha. Hasta ese momento, el terrorismo era visto como algo lejano, que siempre afectaba “a otros”, y que solo en limitados casos nos tocaba de una forma colateral. Hasta entonces, cuando hablábamos de terrorismos nos referíamos a ETA, IRA, las Brigadas Rojas…, todos movimientos de carácter ocasional, limitados a casos puntuales y acontecimientos concretos. Pero el 11S y posteriormente el 11M, todo cambió. El mundo cambió. Y se produjo el gran laboratorio del miedo en el que vivimos desde entonces. Pocas veces se ha escrito un libro sobre el tema del terrorismo que lo aborde sin tanta pasión (como debe ser) pero a la vez mostrando a las claras las diferencias políticas, históricas, sociales y hasta culturales en las que estamos inmersos en este planeta. La Yihad global de Al Qa´ida no ha nacido por casualidad, ha sido engendrada en un laboratorio, en El laboratorio del miedo. Y sus responsables, los mismos que ahora se empeñan en perseguirla e intentan acabar con ella, nos ocultar la información. Porque la guerra contra el terrorismo global, como muy bien sabe Eduardo González Calleja, autor de El laboratorio del miedo es una guerra contra la información o contra la desinformación. Juzguen ustedes.
El siglo XX, es el siglo de las guerras. Una sucesión de conflictos bélicos que nos ha llevado a decir de muchos casi hasta los preliminares del apocalipsis. No hay mas que echar un vistazo desde el año actual, el mas reciente, hacia atrás, para percatarse de ello: las revoluciones de las primaveras árabes, los sucesivos conflictos árabe-israelí, las tensiones con Irán, Corea del Norte y su desafío nuclear, Vietnam, las guerras del Golfo, la guerra de Corea, Indochina, la Segunda Guerra Mundial y sus devastadoras consecuencias humanas y tecnológicas, los conflictos en Sudamérica, las revoluciones hispanoamericanas…., la primera gran Guerra…. Pero tampoco por ello debemos y podemos olvidar que la humanidad, la historia de la humanidad, es la de una sucesión de batallas, de guerras, de muerte en definitiva, que da comienzo posiblemente con las guerras del Peloponeso y las guerras Griegas y Túnicas, Asirias…. Y Troya. La televisada Troya. 1001 batallas que cambiaron el curso de la historia es una pequeña muestra de lo que fueron esos siglos, el XX, el XIX, el XVIII, y todos aquellos que les precedieron. Siglos en los que prendieron la llama del arte y la belleza pero también de la guerra y la crueldad.

LA LITERATURA HIPERBREVE

Si existe un género literario especialmente maltratado por la historia, sin duda alguna es el relato hiperbreve. Posiblemente decir que es un género maltratado sea excesivo, ya que no en vano la literatura del siglo XIX, XX y XXI nos ha deparado grandes cuentistas, maestros del relato corto. Y por encima de cualquier otro continente, los hispanoamericanos se llevan la palma. No en vano la literatura del siglo XIX y comienzos del XX nos ha deparado grandes cuentistas, maestros del relato corto. Y por encima de cualquier otro continente, el hispanoamericano se lleva la palma. ¿Habrá alguien que no haya leído los relatos hiperbreves de Juan José Arreola, Augusto Monterroso o Julio Torri?. Pero la literatura española también es rica en dicho género. Ahí tenemos a Ángel Olgoso por ejemplo. Con el subtítulo de El cuarto género narrativo, dentro de su colección Letras Hispánicas la Editorial Cátedra presenta la Antología del microrrelato español (1906-2011), todo un lujo para los amantes de dicho género. Y es que el cuento corto o muy corto, ha tenido últimamente múltiples acepciones: relato cuántico, hiperbreve, microrrelato…. Y entre los escogidos están Juan José Millas, sin lugar a dudas un maestro del relato breve, todo un alarde literario llamado a acompañarnos en la mesilla de noche durante bastante tiempo, o Andrés Neuman, poeta, novelista, autor de relatos y sobretodo “contador de historias, o los “relatos cuánticos”, de Juan Pedro Aparicio en los que cobra más dimensión lo “que no está que lo que está, aunque todo esté”. Y por supuesto, no podía faltar, Ángel Olgoso, para muchos, el maestro. Muchos son los que están…. Aunque yo al menos noto algunas ausencia: las de Cristina Fernandez Cubas, autora de alguno de los más maravillosos hiperbreves de la literatura española, la de Clara Obligado, como no, o la de Antonio Pereira, leones, amigo de sus amigos, maestro de sus maestros….. No podían estar todos, supongo. Otra vez será. Sin embargo, el microrrelato, hiperbreve, relato cuántico, cuento corto, minificción…., por fin ha alcanzado la madurez como género literario, es más, se codea de igual a igual con sus hermanos mayores, la poesía, la novela, el aforismo…. Y es por eso por lo que en esta nueva obra, Antología del microrrelato español (1906-2011), podemos encontrar maravillosos cuentos de Luis Mateo Diez, Medardo Fraile, Juan Pedro Aparicio, Max Aub, Manuel Moyano, Javier Tomeo, Max Aub, Ana María Matute, compartiendo espacio con Fernando Quiñones, Ángel Olgoso, Juan José Millas, José María Merino, Ángel Zapata, Oscar Esquivias….y tantos otros. Sólo cabe decir al lector: por favor, sean breves al leer los microrrelatos, pero déjense enredar por la magia de sus palabras. Porque como decía Julia Otxoa, otra cuentista, microrrelatista que por cierto también se encuentra en la Antología, en este umbral del siglo XXI es absolutamente necesario acabar con la estrechez de miras en la percepción de otros géneros que no sean la novela, el ensayo, o el cuento clásico. Se precisa urgente la apertura de la comprensión intelectual a otras formas de escritura breve cuya creación ha dado nombres como Kafka, Max Aub, Borges, o Monterroso, y cuyo legado literario es indiscutible.

miércoles, 8 de agosto de 2012

Heroes

Joseph Conrand El Titanic Gadir - 2012 Mitos. Cuando se apagan las luces y se acaba el baile, se termina la fiesta. Eso es lo que parece haberle sucedido al Titanic. Tras meses de documentales, libros ilustrativos, películas, reestrenos de películas, subastas y resubastas de…, sorpréndanse, innumerables piezas que según parecen aún quedaban por subastar, faltaba la traca final. El 15 de Abril de 2012 se dieron por concluidos los fastos con una cena de gala degustando exactamente el mismo menú y escuchando la misma música que hacía 100 años. Mitos. Pero hete aquí que ¡sorpresa!. Una Editorial pequeña como Gadir se atreve a publicar un pequeño texto de Joseph Conrad, autor de El corazón de las tinieblas y reputado marino de la época, bajo el título de El Titanic. Un hombre que, marino antes que escritor, se atreve en este texto, dos en realidad, a cuestionar la versión oficial del naufragio, a reflexionar sobre las líneas de investigación abiertas tras el mismo y a poner en duda la sentencia posterior. El Titanic debe ser leído como un complemento a todo lo visto, oído y hasta sentido por nuestros poros estos años. Nunca como una alternativa a la versión oficial. Pero bueno es recordar que el principio de La navaja de Ockham también es aplicable en este caso.
Reina Roffé Juan Rulfo Fórcola – 2012 1983. Un desconocido (para mí, lo siento) Juan Rulfo, llega a Oviedo a recibir el Premio Príncipe de Asturias. Incorrecto. Aquel mes de Octubre Juan Rulfo ya no era un desconocido. Reconozco que lo había sido meses atrás cuando se había alzado con el Premio y en mi desconcierto le había preguntado al escritor Daniel Moyano por él. No me contestó. Tan solo me regaló su novela Pedro Páramo que creo haber leído…. Doce, trece…. Veces, que creo tener en diferentes ediciones…. Después, y volviendo a aquel Octubre supe que Gabo le había conocido (literariamente) gracias a su buen amigo Álvaro Mutis. Todo esto viene a colación a raíz de la espléndida Biografía no autorizada de Juan Rulfo de Reina Roffé. Y yo me pregunto, ¿se hacía necesaria una biografía no autorizada? Tengo mis dudas, toda vez que yo prefiero quedarme con su novela, sus relatos y como mucho su maravillosa entrevista televisiva de Joaquín Soler. Pero Roffé es una autora de confianza, y Rulfo se merecía que alguien le diera “bola” como diría un argentino, que volviera a la actualidad. Esperemos que lo consiga. Su literatura por mucho que se empeñen en enterrar el boom, está más de actualidad que nunca.
Santiago Segurola Héroes de nuestro tiempo Debate – 2012 Existe, desde tiempos inmemoriales diría, una vieja leyenda urbana aplicada al deporte, que dice: “Jugamos como nunca, perdemos como siempre”. Una vieja leyenda que recuerdo aplicable a todas las disciplinas deportivas sin excepción, pero por encima de todas, al fútbol. Nuestros hijos nunca fueron capaces de entender la explosión de euforia colectiva que significó haber ganado un Mundial de Fútbol. Para ellos, era algo que entraba dentro de lo posible, para nosotros, aquellos que como Santiago Segurola peinamos canas, era algo que llevábamos esperando cincuenta años. Y a poco que se hayan leído sus crónicas, a poco que se le haya seguido desde las páginas primero deportivas de El País, después como Responsable de Cultura, es fácil darse cuenta que Santiago Segurola era un periodista llamado a marcar un antes y un después. Al igual que Joaquin Vidal nos hizo amar los toros con sus crónicas aunque no nos gustase la Feria, Santiago Segurola nos hace interesarnos por todo tipo de deportes: tenis, ciclismo, atletismo, natación, baloncesto, fútbol…, aunque no practiquemos ni sigamos deporte alguno. Y estas crónicas recogidas en Héroes de nuestro tiempo son un maravilloso ejemplo de periodismo deportivo que para sí quisieran muchos de quienes hoy en día se erigen en baluartes de dicha profesión.

Nueva Novela de Luis García

Asuntos Pendientes Luis Garcia http://literaturascomlibros.es/2012/07/27/asuntos-pendientes/ El inspector Donardo está a solo una semana de jubilarse de su trabajo de policía, una profesión en la que ha estado más tiempo ocupado en tareas burocráticas o de archivo que en verdaderas investigaciones. Cuando ya sus compañeros andan preparándole la fiesta de despedida, le encargan la resolución de un caso en apariencia sencillo y rutinario pero que, sin embargo, le proporcionará un ovillo del que, tirando, acabará por sacar a la luz varios enigmas que han quedado pendientes en el pasado y que, en gran medida, le afectan a sí mismo. Escrita con un estilo seco y contundente, en el que se aprecia al fondo el gusto de las viejas y clásicas novelas negras, Asuntos pendientes es, tanto como una obra de trama policiaca, un texto que también encara viejas deudas con la literatura y la política. Una rememoración de aquellos tiempos en que las novelas tenían un significado para entender el mundo y, en especial las policiacas, pretendían desvelar el poso de corrupción, miserias y espurios intereses sobre el que se halla levantada nuestra refulgente sociedad.. Colaborador habitual durante varios años de diferentes medios tanto con críticas y artículos literarios como con entrevistas, Luis Garcia se hizo un hueco en medios como medios Clarín, Lateral, Prima Littera, Cuadernos del Matemático, Barcarola, Mercurio, Cambio 16, La Clave, así como en El Diario de Ávila en su edición dominical (suplemento El Argonauta), El Siglo de Almería, La opinión de Granada, y el suplemento cultural de la Nueva España de Oviedo. Durante varios años mantuve la sección Cartas del Norte en el suplemento literario La Mirada, perteneciente al Correo de Andalucía, y en El Mirador, de El Diario de Andalucía. Actualmente, es Director de Contenidos dewww.literaturas.com y colaborador en El Diario de Córdoba, en su suplemento literario Cuadernos del Sur, manteniendo a la par el blog cultural lascartasdelnorte.blogspot.com. Asuntos Pendientes Luis Garcia Edición ebook ISBN 978-84-15414- (epub) Puedes adquirir el ebook, en formato epub sin DRM desde aquí, clickando en el botón COMPRAR. http://literaturascomlibros.es/2012/07/27/asuntos-pendientes/ P.V.P. 3,99 € El IVA correspondiente se carga al confirmar la compra. Una vez confirmado el pago recibirás un correo electrónico con un enlace único de descarga valido durante 2 días.

domingo, 18 de marzo de 2012

Eugenia Rico ha vuelto


Eugenia Rico
El fin de la raza blanca
Paginas de Espuma - 2012

Eugenia Rico ha vuelto. Y ha vuelto con fuerza. Lo ha hecho con un libro de relatos. ¿Quién decía que Eugenia Rico era narradora de largas distancias?. Se equivocaba. Y como no podía ser de otro modo, Eugenia Rico vuelve a dejar su impronta personal en cada cuento, en cada línea, en cada párrafo, en cada punto y aparte…..El fin de la raza blanca, dividido en tres significativas partes, cielo, purgatorio, infierno, toma su titulo precisamente del último relato del infierno. Uno de esos, cuyas catorce primeras palabras encierran todo un mundo: “Algunos dicen que nada de todo esto hubiera sucedido en un día menos caluroso”. Catorce palabras para una historia que da escalofríos desde el principio. El fin de la raza blanca. Hay relatos sobrecogedores, La cucharilla, La chaqueta, relatos que huelen a Poe, La gata negra, y relatos que invitan a pesar de todo a la esperanza como La primera vez. Pero por encima de todos hay una gran escritora, empeñada en demostrar que al igual que en las distancias largas, es una maestra de las cortas.



Edición Darío Jaramillo
Antología de crónica latinoamericana actual
Alfaguara - 2012

¿Es el periodismo el género literario del futuro?. A tenor de lo que piensan (y escriben) tanto algunos de los grandes maestros actuales, como sus, digamos, discípulos, podríamos rotundamente afirmar sin temor a equivocarnos que si. “La literatura del futuro, será la crónica periodística, o no será”. Eso parece desprenderse de esta Antología de crónica latinoamericana actual, compilada por Darío Jaramillo y que reúne en sus cerca de 650 paginas una selección de lo mas granado de la crónica periodística escrita en Latinoamérica actualmente, Por sus paginas desfilan escritores conocidos, Martín Caparros, Juan Villoro, Gabriela Wiener, Daniel Riera, Leila Guerreiro…, unidos a toda una cantera de jóvenes autores, desconocidos (supongo que solo aquí, en España), pero que a buen seguro darán que hablar muchos de ellos en el futuro. No en vano estamos hablando del relevo generacional de las letras en Hispanoamérica, del post-Mcondo, del post-boom, del fin de una era. No ha sido casual. Sus referentes literarios ya no son Juan Rulfo, Carlos Fuentes o Vargas Llosa. Sus referentes están mas cercanos a Carlos Monsivais, Rodolfo Walsh o el García Márquez periodista. Y como tales, como periodistas, se comportan. Porque han llegado a la conclusión que es la única manera de poder cambiar el mundo. Su mundo.


Jack London & Luis Scafati
La peste escarlata
Libros del Zorro Rojo - 2012

Año 2013. Una fulminante pandemia comienza a asolar la tierra propagándose con una rapidez y una furia inusual y desconocida, diezmada la población de una forma alarmante y acabando lentamente con todo resquicio de humanidad. Poco a poco, los escasos supervivientes se van agrupando en colonias de animales, más que de humanos con un único objetito: sobrevivir al nuevo escenario que La Peste Escarlata, les ha traído. Un escenario en el que tienen que competir de igual a igual con la naturaleza en estado puro. Sesenta años después, un viejo profesor, intenta inculcar en sus nietos lo poco que le queda de los valores de aquella sociedad que él ayudó a crear. Difícil tarea si tenemos en cuenta que esos niños solo han conocido el teatro actual. Jack London, todo un visionario como en su día lo fuera Julio Verne, escribió La peste escarlata en 1912, anticipándose más de cien años a la literatura y el cine de catástrofes, de zombies y de virus letales, a Cormac McCarthy y el comic. Lo verdaderamente curioso, es que Jack London preveía que en 2010 sobre el planeta Tierra habría unos ocho billones de habitantes. No estuvo muy alejado en sus pronósticos. Finalmente resaltar las fantásticas ilustraciones de Luis Scafati, asiduo colaborador de Libros del Zorro Rojo. No podrían ser más impactantes.